Los niveles de empleo en energías renovables se triplicarán hasta 2020


Según se ha señalado durante la inauguración de la quinta edición del Máster en Energías Renovables de la Universidad Europea de Madrid, España importa hasta un 85% de la energía consumida, siendo las energías renovables autóctonas la vía para asentar el cambio en el modelo productivo del país.

“El número de empleos totales en el sector de las energías renovables se multiplicará previsiblemente por tres hasta el año 2020; mientras el número de empleos que genera el sector de las energías renovables en España era de 85.000 en el año 2010 y, pese a las dificultades actuales, se estima que emplee a 270.000 personas en 2020”, explicó Consuelo Alonso, directora de la Unidad Energías Renovables de Tecnología e Ingeniería del grupo Gas Natural Fenosa y co-directora del “V Máster en Energías Renovables” de la Escuela de Postgrado Proy3cta, Centro Superior de Edificación, Arquitectura e Ingeniería, de la Universidad Europea de Madrid.

Durante la inauguración del máster, José María González Vélez, presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (Appa), afirmó que el número máximo de empleos alcanzado en este sector se produjo en el año 2008. “En ese momento era difícil encontrar profesionales para este sector, ya que la velocidad de formación de especialistas no era suficiente para la demanda de trabajo. A día de hoy, aunque la situación de empleabilidad ha bajado –señala este especialista– los puestos de trabajo perdidos aquí son necesarios actualmente en las inversiones que las empresas españolas del sector están realizando en el exterior”.

En este sentido, los expertos coinciden en que la evolución y el cambio del modelo energético español constituirá, por tanto, uno de los retos más apasionantes de la próxima década. “Los objetivos de energías renovables marcados por la Unión Europea para 2020, que en España se han establecido en el 20,8% del consumo final de la energía, harán que nuestro país tenga que ir adoptando un sistema de energía renovable acorde para cumplir estas cifras”, señala el presidente de Appa.

Actualmente, la generación de energía renovable en nuestro país es del 11,3% del total “incluyendo a la energía hidráulica, que no podrá contar para el porcentaje a tener en cuenta en 2020”, señala González Vélez. “Queda mucho por hacer –señala este experto–, porque es seguro que el futuro pasa por ahí, aunque las administraciones fomenten en mayor o menor medida este tipo de energía, lo único que podrá cambiar es la velocidad a la que irá aumentando el uso de estas fuentes de energía”, destaca.

“El Gobierno que tome las riendas próximamente tendrá que fijar un plan de energías renovables para cumplir con este objetivo que emana de un compromiso europeo (Directiva 2009/28/CE), ya que actualmente no hay ningún plan energético a seguir para el 2020”, asegura por su parte Consuelo Alonso.

Dependencia energética del exteriorAunque España es actualmente la cuarta potencia del mundo en energía renovable, por detrás de China, Alemania y EE UU, “aún dependemos en un 85% de las importaciones para satisfacer nuestra demanda energética”, señala el presidente de Appa. “Además, esta cifra ha ido subiendo en los últimos años, ya que hace 30 años, nuestra dependencia energética era del 77% de la energía primaria”, añade.

Por este motivo, según González Vélez, “la gran medida para combatir nuestra dependencia energética es invertir en energías renovables, que son energías autóctonas que no dependen de terceros países. Por eso, los objetivos de renovables de los países de la Unión Europea, de Estados Unidos, de China o de India no obedecen a un arrebato ecologista a escala mundial, sino que lo hacen por la necesidad de asegurar el suministro energético por parte de economías que, aunque poderosas, no son ricas en recursos fósiles”. En el caso español, señala, “el Gobierno debe poner los medios necesarios para que los ciudadanos puedan, con unos trámites mínimos, instalar sistemas renovables, tanto a nivel de generación eléctrica como de climatización o refrigeración”.

Muchas de estas medidas, asegura este experto, como el aislamiento térmico o la iluminación de bajo consumo, “no tienen coste para los ciudadanos, puesto que la inversión se recupera con el ahorro en la factura energética”. Sin embargo, asegura el presidente de Appa, hoy en día, al ciudadano que quiere instalar una planta fotovoltaica para consumo propio “se le obliga a hacerse empresario”. “Estos impedimentos no tienen ningún sentido”, concluye.

Fuente: Fundación entorno

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Energías Renovables y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s