Utilización de los RSU generados en la Comunidad Valenciana como combustible en Cementeras


En la Comunidad Valenciana, la gestión de los residuos urbanos se basa en la clasificación, recuperación material y compostaje; los rechazos secos, valorizables energéticamente, son depositados en vertederos; en estas Comunidades se analiza la obtención de CDR a partir de las fracción seca separada en las plantas de triaje previas a las instalaciones de compostaje.

El modelo de gestión de la Comunidad Valencia se orienta a la clasificación y posterior producción de compost a partir de la fracción húmeda, siguiendo un modelo tradicional de gestión de residuos urbanos.

En la provincia de Castellón, sólo existe una planta de clasificación y compostaje, en Onda, con una capacidad de 150.000 t/a y vertederos en cuatro municipios, aunque está prevista la construcción de una nueva instalación de compostaje.

En la provincia de Valencia existen 2 plantas de compostaje, en Quart de Poblet, y Guadassuar; la primera de ellas está procesando cantidades muy superiores a su capacidad nominal; se ha calculado el potencial de producción de CDR suponiendo que se alimentan sólo 300.000 t/a; la planta de Guadassuar tiene una capacidad de tratamiento de 216.000 t/a; la producción de compost y de recuperación de materiales es acorde con la capacidad de tratamiento.

En la provincia de Alicante existen 5 plantas de compostaje: Fontcalent, Crevillente, Elche, Villena y Jijona; sin embargo, la producción de compost de las plantas de Elche, Villena, Fontcalent y Xixona son muy bajos en relación con la alimentación de fracción resto declarada; la planta de Crevillente muestra un grado de funcionamiento más acorde con el balance esperado para una planta de compostaje.

Teniendo en cuenta los comentarios anteriores se  estima que un 8% del total de basura podría servir para  la obtención de CDR en las plantas de compostaje de la Comunidad.

Las ventajas fundamentales de la utilización de CDR para las cementeras son comunes a la utilización de otros residuos como combustibles alternativos y se refieren al menor coste de la energía primaria para las instalaciones usuarias al tiempo que se produce una reducción de los residuos destinados a vertedero (obligación establecida por la normativa europea y española).

En el caso de los CDR derivados de los residuos urbanos deben considerarse, además, otras ventajas adicionales, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y mejora de las condiciones de emisión de las propias plantas cementeras, porque los combustibles alternativos, especialmente los CDR, tienen concentraciones de contaminantes muy reducidas.

A pesar del desarrollo de las actividades de prevención y reciclado, en la situación española actual un porcentaje muy elevado de los residuos urbanos (>60%) es depositado en vertedero; aunque es previsible un crecimiento de estas actividades, es probable que las cantidades de fracción resto sigan siendo muy elevadas, como ocurre en el resto de los países europeos con altas tasas de reciclado.

En consecuencia, a corto y medio plazo las cantidades de residuos disponibles para producción de CDR seguirán siendo muy elevadas, especialmente las procedentes de instalaciones de compostaje o de estabilización.

Los factores más importantes que pueden condicionar esta producción son:

–       Aplicación del Real Decreto 1481/2001 sobre vertido

Aunque no tiene una implicación directa en la producción de CDR, el Real Decreto señalado establece limitaciones progresivas para el vertido de residuos biodegradables;    esto obligará a un aumento de las plantas de compostaje o de biometanización, que exigen plantas de triaje previas a partir de las cuales puede obtenerse el CDR.

–       Tasas sobre vertido

El precio de vertido también tiene una influencia decisiva en las posibilidades de obtención     de CDR; si el precio de vertido es muy bajo no existirá un incentivo por parte de los gestores de residuos para la realización de las instalaciones necesarias para la producción de CDR de calidad; este bajo coste de vertido se presenta como uno de los obstáculos       más importantes en la producción de estos combustibles alternativos.

Existe una obligación legal de que los costes de vertido reflejen todos los gastos originados, incluyendo las garantías ambientales y los costes postclausura de los vertederos; esto debe conducir a precios de vertido superiores a los actuales; sin embargo, la fracción seca de la que se obtienen los CDR puede ser depositada sin grandes consecuencias ambientales.

–       La Estrategia Española de Lucha contra el Cambio Climático y el Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión

Todas las plantas de producción de cemento están incluidas dentro del Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión, establecido por el Real Decreto 1370/2006 y  posteriormente modificado.

La sustitución de los combustibles tradicionales por combustibles alternativos pueden reducir las emisiones de CO2 cuando estos combustibles tienen una parte de su PCI de origen biogénico, como ocurre con los CDR, de los que casi el 40% del poder calorífico es biomasa; en consecuencia, la sustitución de 1 t de coque por CDR supondría una            reducción de emisiones del orden de 1 t de CO2- eq, aunque esta cifra puede variar sensiblemente en función del origen de los residuos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Compostaje, gestión de residuos, Residuos, valorización y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s