Verdades y mitos del CO2


El dióxido de carbono (CO2) es un gas incoloro, denso y poco reactivo. Forma parte de la composición de la tropósfera, la capa de la atmósfera más próxima a la Tierra, y su ciclo en la naturaleza está vinculado al del oxígeno. Fue descubierto por el físico químico inglés Joseph Black hacia 1750. A temperatura ambiente, entre veinte y veinticinco grados es incoloro, inodoro, ligeramente ácido y no flamable.

En contra de la creencia, el dióxido o bióxido de carbono no es un contaminante atmosférico ni del agua, porque no es perjudicial ni venenoso. Trabaja fisiológicamente como el oxígeno, pero no intoxica y mata como ocurre con el monóxido de carbono.

La única diferencia existente entre el bióxido y el monóxido de carbono es un átomo de oxígeno menos en este último, lo que determina su toxicidad , a diferencia del primero que es vital para todo ser viviente.

Cuando ocurren intoxicaciones en lugares cerrados con estufas o anafres encendidos, no es el bióxido de carbono el que las produce, sino la falta de oxígeno que al ser consumido por la ingnición del combustible produce monóxido de carbono.

Es un tipo de gas que no se encuentra en grandes cantidades en la atmósfera terrestre, pero a pesar de ello es muy importante. Es un gas de invernadero, lo que significa que ayuda a atrapar el calor del Sol en nuestra atmósfera. Sin él en nuestro aire, la Tierra sería muy fría.

El dióxido de carbono tiene varias fuentes de origen. Cuando los seres humanos y otros animales respiran, aspiran oxígeno y exhalan dióxido de carbono. La combustión es otro factor que produce altos niveles, como en los incendios forestales.. Todo lo que quema el ser humano produce el mismo gas, al igual que las fábricas que queman carbón. Los diferentes tipos de motores que utilizan combustibles fósiles, también despiden monóxido de carbono.

La Tierra no es el único planeta con dióxido de carbono. Dos ejemplos en nuestro Sistema Solar con atmósferas de dióxido de carbono son Venus y Marte, con un contenido de al menos noventa y cinco por ciento de este compuesto en forma de gas. Venus es el caso extremo, ya que combina sus capas gaseosas con ácido sulfúrico y su atmósfera queda sometida al equivalente a noventa y cuatro atmósferas terrestres, con una temperatura de centenares de grados Celsius. No se puede hablar de igual forma de Marte porque su atmósfera es tenue con una presión atmosférica mínima, pero con presencia elevada de gases.

El análisis de gases retenidos en muestras de hielo extraídas a diferentes profundidades en la Antártida y Groenlandia, ha permitido conocer la concentración de dióxido de carbono atmosférico y de otros gases de efecto invernadero, al menos durante los últimos 150,000 años. Las concentraciones han variado durante los períodos glaciales, interglaciales y postglaciales.

A partir de la información obtenida de las burbujas de gas retenidas en hielos de diferentes edades, los científicos han determinado que el actual incremento en la concentración de dióxido de carbono, debe su aumento sustancial y acelerado al menos en los últimos ciento sesenta años a la actividad humana.

Concluyen que este aumento es ocasionado por una concurrencia de factores significativos como el uso de combustibles fósiles como carbón, gas, petróleo y derivados, además de las quemas con fines agrícolas, lo que ha favorecido el cambio climático. Existe un diferencia importante en el mismo concepto ya que favorece o amenaza la vida. El dióxido de carbono, junto al vapor de agua y otros gases de efecto invernadero (GEI) contribuyen a que la Tierra tenga una temperatura tolerable para la biomasa, referida al total de seres vivos en el planeta, no a la fuente de energía.

Un exceso de dióxido de carbono acentúa el fenómeno conocido como efecto invernadero, que reduce la emisión de calor al espacio y aumenta el calentamiento del planeta. Por otro lado, el aumento en la temperatura del mar por la intensificación de la radiación solar, provoca mayor emisión del gas que permanece disuelto en los océanos en grandes cantidades, y al variar su concentración en el aire puede originar cambios de temperatura.

Su aplicación en la industria y en la salud ha resultado benéfica. Se utiliza como agente extintor, porque es más denso que el aire y su pesadez cubre el fuego, impide su contacto con el oxígeno y el material en combustión no puede continuar ardiendo. En bebidas carbonatadas y cervezas para darles efervescencia. Como ácido inocuo o poco contaminante, ayuda a cuajar lácteos sin añadir sabor y también para neutralizar residuos alcalinos. Al liberarlo, la levadura en reposo aumenta su volumen.
También se utiliza en el proceso para descafeinar café, igual que para obtener productos de alto potencial antioxidante. En la instrumentación para la extracción y concentración de diferentes compuestos en la industria.

En agricultura ayuda al desarrollo e incremento de la producción en condiciones controladas, ayudando a algunos nutrientes del suelo. En máquinas frigoríficas sirve como líquido refrigerante o congelado como hielo seco. El mismo compuesto sirve para crear niebla artificial y efectos especiales en espectáculos. Es material activo para generar luz coherente o Láser de CO2.

En medicina se aplica en cirugías laparoscópicas, agente de contraste en radiología, agente para ventilación en cirugías, en tratamiento de heridas y úlceras agudas y crónicas, tratamientos estéticos y tratamientos de problemas circulatorios.

Actualmente, como parte de las medidas de sanidad cada vez más aplicadas a nivel mundial, en lugares como oficinas, aulas, guarderías, almacenes, centros comerciales, bodegas, navesindustriales, hoteles, restaurantes, antros, auditorios, cines, hogares y en general donde hay concentraciones humanas en lugares cerrados, se ven aparatos detectores de CO2 que miden su nivel, ya que las altas concentraciones tienen efectos negativos que pueden ir desde dolor de cabeza, cansancio, sueño y otros malestares que afectan el rendimiento de la persona tanto en el área laboral, académica y de descanso. Es entonces el momento en que, dependiendo de las instalaciones, inicia la circulación de aire fresco que hace reaccionar a la persona positivamente.

Fuente: Acacia Fundación Ambiental A.C

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Atmósfera, Cambio Climático, Emisiones Atmosféricas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s