El valor social y las libertades civiles, entre los principales riesgos para las empresas en 2012.


La generación de valor social por parte de las grandes compañías, principalmente el sector financiero, y el respeto de las libertades son dos de los riesgos sociales y medioambientales que han de tenerse en cuenta durante el presente ejercicio a la hora de llevar a cabo inversiones socialmente responsables según el proveedor de índices bursátiles Morgan Stanley Capital International (MSCI).

Linda-Eling Lee, Responsable Global de MSCI ESG IVA Research, identifica hasta diez grandes amenazas que pueden afectar al gobierno y políticas corporativas, así como a los beneficios de las empresas y el propio sentimiento de los mercados de capitales.

En este sentido, la analista señala que las empresas se enfrentan a nuevos riegos que rodean su licencia social para operar en comunidades en las que existe una fuerte preocupación por asuntos como la salud, la seguridad y la equidad social. Estas preocupaciones, afirma Lee, suponen unos costes sociales sobre las operaciones de las empresas.

En primer lugar asegura que hay que tener presente el impacto de los movimientos surgidos en respuesta a la crisis financiera, como es el caso de Occupy Wall Street. Con el cuestionamiento de la legitimidad de las ayudas recibidas por las entidades bancarias usando el dinero de los contribuyentes. Y así se señala que la ciudadanía se hace la pregunta de si los bancos generan el suficiente valor social por el que debe asumirse el coste de su rescate.

Así, dice que para los inversores las empresas que no generan conscientemente un valor social representan un riesgo, puesto que estas entidades cada vez están más expuestas a un mayor control normativo, así como la destrucción de sus marcas.

En segundo aspecto a tener en cuenta esta relacionado con las libertades civiles de los ciudadanos en mercados donde existe una opresión y un control por parte de los gobiernos.

En la medida en que muchos de estos mercados ?como puede ser el caso de China- también representan oportunidades de crecimiento para los sectores como el de telecomunicaciones y tecnologías de la información, asegura que las empresas tendrán que debatirse entre plegarse a las normas impuestas por los reguladores locales y la creación de confianza entre su base de consumidores. En el caso de colaborar con la censura de los gobiernos puede suponer una caída brusca de los usuarios y, por el contrario, la protección de los clientes les puede suponer la negación de acceso a mercados lucrativos.

De acuerdo con sus análisis aproximadamente una veintena de empresas de este sector tienen actualmente algún tipo de exposición a mercados con gobiernos que aplican algún tipo de filtrado o censura en Internet, y tienen restricciones en la libertad de prensa.

En tercer lugar, hace referencia a la gestión de los recursos naturales y la degradación de los ecosistemas. Estos aspectos con considerados un riesgo al poner en peligro la capacidad de crecimiento de las economías en futuro. Y apunta, que el consumo y los niveles de producción en dos tercios de los 156 países de los que poseen datos han excedido su biocapacidad.

La legislación que están adoptando los países con el objetivo de luchar contra el cambio climático supone el cuarto aspecto que hay que tener en cuenta durante este ejercicio de 2012 y que afectará a las empresas y sectores con un alto nivel de emisiones.

La seguridad alimentaria, en donde se destaca la “crisis del pepino” en relación con la complejidad de la cadena de proveedores tendrá un importante efecto regulador, y prevé que las compañías del sector se vean forzadas a una mayor inversión para asegurar la trazabilidad de sus productos, entre otros aspectos.

Además, también pone de relieve entre los aspectos sociales y medioambientales a tener en cuenta el incremento de los conflictos laboral en China, los problemas derivados por la propiedad del agua, el desarrollo de formulas extractivas altamente dañinas para el medioambiente en los sectores gasístico y petrolífero.

Por último, en un mundo eminentemente digital pone también de manifiesto los problemas de seguridad y privacidad de datos que están teniendo las compañías, que están mostrando un alto grado de vulnerabilidad ante los ataques informáticos.

Fuente: http://www.fundacionentorno.org/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio Ambiente y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s