Compostaje Industrial


En el compostaje, la materia orgánica es descompuesta, con la ayuda del aire y los microorganismos, en dióxido de carbono y agua mientras se libera energía. La materia orgánica se degrada de forma incompleta, quedando un residuo sólido llamado compost. El proceso de compostaje permite reciclar residuos orgánicos de origen municipal, comercial, industrial o agrícola. Recupera materia orgánica de los residuos, que puede ser retornada al suelo.

El compostaje es un tratamiento apropiado para residuos biológicos fácilmente degradables, tales como residuos alimenticios, de áreas verdes, vegetales, de mataderos, agrícolas, incluyendo los de las granjas, lodos biológicos, etc. Para asegurar la calidad agrícola y comercial del compost resultante, debe controlarse el contenido de nutrientes y materias orgánicas, así como también la presencia de sustancias indeseables, en el material de partida.

Una comprensión básica del proceso de compostaje puede ayudar a producir una mayor calidad de producto, a la vez que evita muchos problemas comunes. Los microorganismos que hacen el trabajo tienen unos requerimientos básicos que deben ser atendidos. El aire, agua, la temperatura y la correcta relación de nutrientes se combinan para crear un buen ambiente de compostaje.

El compostaje es un proceso aerobio, que significa que ocurre en presencia de oxígeno, que se provee de diversas formas:

• Por volteos de la pila, ya sea manual o mecánicamente.

• Por una correcta construcción de la pila, que permita al aire difundirse hasta el centro.

• Mediante un sistema que aspira o insufla aire a través de la pila.

Cuando una pila no tiene suficiente oxígeno, el proceso se transforma en anaerobio y se producen olores ofensivos. La muerte por asfixia de los microorganismos detiene el proceso e inicia la putrefacción de los residuos.

Las bacterias, hongos y otros microorganismos que llevan a cabo el proceso consiguen su energía de fuentes de carbón, tales como hojas secas, pajas, papeles, aserrín, astillas de madera, etc. El nitrógeno lo utilizan para el crecimiento de la población, pero el exceso de nitrógeno generará amoníaco y otros olores, y puede contaminar el agua de escurrimiento. Los materiales con contenidos altos de nitrógeno deben mezclarse completamente con una fuente de carbón. El grado de trituración es también importante en esta relación: el carbón en el aserrín es mucho más disponible que el carbón en una astilla grande de madera.

Al descomponer los residuos se genera calor. Cuando las temperaturas suben más de 70 ºC, los organismos empiezan a morir. Ventilar la pila cuando la temperatura alcance este punto impedirá el recalentamiento, que podría provocar una drástica reducción de la población y olores.

Los microorganismos agotarán la mayoría del residuo fácilmente descomponible, y el proceso de compostaje se ralentizará. Las temperaturas bajan y el compost toma textura granulosa y oscura. Llegados a este punto, el compost debe ponerse en acumulaciones grandes para madurar.

El proceso de compostaje permite reciclar residuos orgánicos de origen municipal, comercial, industrial o agrícola. Recupera materia orgánica de los residuos, que puede ser retornada al suelo.

Para asegurar la calidad agrícola y comercial del compost resultante, debe controlarse el contenido de nutrientes y materias orgánicas, así como también la presencia de sustancias indeseables, en el material de partida.

Si varios tipos diferentes de residuos van a ser compostados juntos, deben primero mezclarse completamente. Se necesita la mezcla para equilibrar la relación de nitrógeno y carbón, distribuir homogéneamente la humedad, asegurar una distribución pareja del oxígeno y esponjar el conjunto. Si están siendo compostados materiales con contenidos altos en nitrógeno, el mezclado es particularmente crítico. La mezcla se realiza con máquinas adecuadas.

Los fangos de plantas de tratamientos de aguas municipales e industrias son otros candidatos para compostaje. La materia orgánica de fango puede oscilar del 50 al 70% de sus sólidos totales, dependiendo de su procedencia. Los mejores resultados se obtienen mezclando los lodos con residuos vegetales.

Los distintos sistemas de compostaje intentan optimizar cada uno de los factores que intervienen en el compostaje, mediante diversos medios técnicos. En principio, ningún sistema es objetivamente el mejor, y las condiciones particulares de cada instalación deben evaluarse para desarrollar un programa exitoso de compostaje.

El estiércol disponible para compostaje proviene de animales estabulados. El contenido de humedad, comúnmente relativamente alta, requiere que el estiércol sea secado o que se agregue algún agente, tal como astillas de madera, pajas o serrín para rebajar el contenido de humedad. La presencia de nutrientes tales como nitrógeno, fósforo y potasio, el contenido de materia orgánica y la ausencia de metales pesados hacen del estiércol animal un material muy atractivo para producir compost para su uso en horticultura y jardinería.

La degradación de la materia orgánica ocurre de forma natural bajo condiciones favorables de temperatura, humedad y ventilación. Para proveer las condiciones adecuadas y acelerar el proceso, el material se voltea a intervalos apropiados para aumentar al máximo la actividad de los microorganismos involucrados en el proceso de compostaje. Pueden aparecer problemas de olor a menos que se mantengan las condiciones aerobias.

La diferencia fundamental entre el compostaje y la descomposición en la naturaleza, es la intervención humana: Nosotros intentamos administrar este proceso natural para nuestro propio beneficio. El proceso lo llevan a cabo los microorganismos (bacterias y hongos), y nuestra intervención se limita a proporcionar las condiciones idóneas para que el proceso se realice con la máxima rapidez y eficacia. Los factores que puedan limitar su vida y desarrollo serán, pues, factores limitantes del proceso.

Los distintos sistemas de compostaje intentan optimizar cada uno de los factores que intervienen en el compostaje, mediante diversos medios técnicos. En principio, ningún sistema es objetivamente el mejor, y las condiciones particulares de cada instalación deben evaluarse para desarrollar un programa exitoso de compostaje.

Los nutrientes, el grado de trituración, el pH y el contenido de humedad se ajustan mezclando y acondicionando diferentes materiales. Algunos sistemas incluyen el removido de los materiales como parte del proceso de compostaje.

El suministro de oxígeno y el control de las temperaturas se realizan por la convección natural o ventilación forzada. La mezcla del material también ayuda a mantener niveles óptimos de oxígeno y temperatura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Compostaje, Residuos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s