¿Gestión como residuo o depuración in situ?


Es recurrente encontrarnos en distintos tipos de actividades con residuos líquidos o cantidades variables de aguas contaminadas que deben ser evacuadas y no es posible su reutilización.

En estos casos se nos plantea una cuestión a tener en cuenta en cuanto al tratamiento de estas corrientes:

¿Las almaceno y gestiono como residuo o instalo un sistema de depuración para las mismas?

A continuación apuntamos varios condicionantes a tener en cuenta a la hora de valorar los costes económicos de cada uno de los dos posibles sistemas de gestión o tratamiento:

1. ALMACENAMIENTO Y GESTIÓN COMO RESIDUO

Este sistema da muchas garantías desde el punto de vista legal, ya que al derivar la responsabilidad del tratamiento del residuo sobre un tercero (gestor autorizado), damos garantías de que esa corriente contaminante está perfectamente controlada en el interior de nuestras instalaciones.

La parte no tan positiva de este proceso es el coste económico derivado del almacenamiento de la corriente y la gestión del mismo €/Tm. Para cantidades relativamente modestas, hasta 100 tm/año, puede ser interesante plantearse esta opción, dependiendo también de la peligrosidad de la corriente a gestionar.

2. DEPURACIÓN IN SITU

En muchas ocasiones cabe la posibilidad de depurar estas corrientes contaminantes en la propia actividad y así poder verter el agua depurada al sistema receptor del que se disponga (alcantarillado, cauce público, mar). Este sistema de gestión puede resultar más económico, a partir de cantidades de corrientes contaminantes considerables; para pequeñas cantidades no suelen ser rentables.

La parte no tan positiva de este proceso deriva de que las plantas de tratamiento suponen un desembolso inicial y tienen unos costes de mantenimiento periódicos (reparaciones, personal, aditivos, gestión de lodos, etc…); además tendremos un vertido de aguas depuradas al exterior que requerirá de autorización administrativa y controles periódicos.

En resumen, ¿cual de las dos opciones es la más ventajosa? Se deberá estudiar cada caso en concreto, pero la idea general es que para cantidades no muy elevadas lo más probable es que resulte más económico gestionar estas corrientes como residuo y dedicar esfuerzos a minimizar la cantidad de las mismas.

La solución de depuración se debería plantear cuando tratemos con grandes caudales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aguas residuales, depuradoras, gestión de residuos, Industria, Residuos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s