La norma UNE-ISO 50001:2011


La norma ISO 50001 se basa en la metodología Plan-Do-Check-Act  proceso de mejora continua del sistema de gestión de la energía basado en Planificar-Hacer-Verificar – Actuar:

¿Por qué una norma para la Gestión de la Energía?

La energía es básica para el funcionamiento de la economía y el bienestar social. Sin embargo, el modelo actual de uso y consumo de energía es insostenible, tanto por el agotamiento de los recursos –que afecta a los precios y competitividad de las industrias consumidoras–, como por su impacto sobre el medio ambiente y en particular sobre el cambio climático. Todo ello pone de manifiesto la necesidad de cambiar el modelo energético.

Actualmente el ámbito energético se enfrenta a tres grandes retos: la disminución de la intensidad energética, el cambio climático y la seguridad de suministro.

• Disminución de la intensidad energética. La intensidad energética es un indicador de la eficiencia energética de una economía. Se calcula como la relación entre el consumo energético (E) y el producto interior bruto (PIB) y se interpreta como “se necesitan x unidades de energía para producir 1 unidad de riqueza” de un país. Una intensidad energética elevada indica un coste alto en la “conversión” de energía en riqueza (se trata de una economía energéticamente voraz). Se consume mucha energía obteniendo un PIB bajo.

• Cambio climático: el aumento progresivo de las emisiones se espera que produzca un aumento de la temperatura global superior a los 2-4 grados para finales de siglo.

• Seguridad del suministro (seguridad energética). En España el sector energético tiene una elevada dependencia energética del exterior, de forma que el 80% de las necesidades energéticas de España se cubren con importaciones, principalmente de combustibles fósiles, cifra muy superior a la de la media de la UE que se sitúa alrededor del 50%. Ello no sólo supone riesgos en términos de seguridad energética sino también en términos de competitividad, ya que hace más vulnerable a España ante shocks de los precios energéticos internacionales o su previsible evolución futura al alza en relación al conjunto de la UE.

Cualquiera de las vías para resolver estos retos pasa por incorporar la eficiencia y el ahorro energético, ya que es la alternativa más inmediata y barata de aplicar y, además, aporta reducciones de costes y ahorro de recursos que animan a las organizaciones a implementar estos sistemas.

Se considera la eficiencia energética como un elemento básico para afrontar los retos en materia de sostenibilidad económica y ambiental, es por ello que la Unión Europea, el estado español y numerosas comunidades autónomas han visto la importancia de incluir este tipo de medidas y estimar su impacto a la hora de enfocar líneas de actuación.

La Unión Europea (UE), presenta diversos argumentos para respaldar la eficiencia energética. En su ‘Iniciativa emblemática de la Estrategia Europa 2020’ para lograr una Europa que utilice eficazmente sus recursos, se ofrecen las siguientes razones por los que la eficiencia energética es deseable:

  • La mejora en la eficiencia energética reduce la necesidad de generar energía y la necesidad de infraestructuras. Esto, a su vez, reduce la presión sobre el uso del suelo. Por ejemplo, reduciendo el 1% del consumo energético de la UE se podría prescindir de 50 centrales eléctricas de carbón o 25.000 turbinas eólicas.
  • La lucha contra el cambio climático y la mejora en la eficiencia energética puede aumentar la seguridad energética y reducir la vulnerabilidad a los shocks del petróleo.
  • Los impuestos y las subvenciones del uso de la energía u otros recursos pueden emplearse para incentivar un consumo más eficiente de la energía y para reducir la presión fiscal sobre el trabajo, lo que beneficiaría la creación de puestos de trabajo y el crecimiento económico.
  • Los puestos de trabajo generados en aquellos sectores vinculados al crecimiento sostenible son generalmente más seguros, con un alto potencial para las exportaciones y de alto valor añadido.

Dentro de la estrategia Europa 2020, los estados miembros de la unión se comprometen a mejorar un 20% la eficiencia energética. Posteriormente se publicó una Directiva que, entre otras cosas, exige a todos sus miembros un ahorro energético de un 1,5% anual entre los consumidores finales, y así poder cumplir con los objetivos iniciales para 2020. Este hecho deja patente la importancia y la necesidad de mejoras en eficiencia energética entre los países de la UE.

El 28 de Noviembre de 2003 el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España (E-4) para el período 2004-2012, de la cual se han derivado los Planes de Acción 2005-2007 y 2008-2012 de Ahorro y Eficiencia Energética, cuyos objetivos principales son la disminución de la elevada dependencia energética exterior y las emisiones atmosféricas como consecuencias en el cambio climático global.

La norma estatal más relevante en ahorro y eficiencia energética es el Código Técnico de la Edificación, en vigor desde el 29/03/2006. El Código Técnico contiene un Documento Básico de Ahorro de Energía donde se establecen las exigencias básicas en eficiencia energética y energías renovables que deben cumplir los nuevos edificios y los que se reformen o rehabiliten. (El CTE transpone parcialmente la Directiva 2002/91/CE, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios, en lo que se refiere a los requisitos mínimos de eficiencia energética que deben cumplir).

Y en 2011 se publica la LEY 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible que recoge una serie de principios de acción de los poderes públicos que están en la base de su acción sobre el modelo de crecimiento económico y su desarrollo, tanto mediante la obligación de impulsar determinadas finalidades en la actuación propia y de los particulares, desde el ahorro y la eficiencia energética, la promoción de las energías limpias y su I+D+i a la racionalización de la construcción residencial, como mediante deberes de mantenimiento de un entorno público eficiente para el desarrollo económico, a lo que apuntan claramente los principios de mejora de la competitividad o de estabilidad de las finanzas públicas. Esta Ley establece en 16 artículos la necesidad de reducir la intensidad energética y de potenciar la eficiencia y el ahorro energético

Desde abril del mismo año 2011 se conoce un Proyecto de Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables, este borrador incluye en su Artículo 39 la incorporación de sistemas de gestión energética y certificación.

“Los titulares de las instalaciones industriales deberán incorporar sistemas de gestión energética que deberán ser certificados por empresas acreditadas para tal finalidad. A iniciativa del Ministro de Industria, Turismo y Comercio, el Gobierno, mediante real decreto, determinará las condiciones que deberán reunir dichas empresas certificadoras y regulará el procedimiento  de certificación. El real decreto podrá prever el establecimiento de  un calendario  de certificación,  según agrupación de actividad y nivel de producción de las instalaciones, por orden del Ministro de Industria, Turismo y Comercio.”

A otro nivel, cada vez son más las comunidades autónomas las que se suman a la regulación en esta materia, con ejemplos como:

– LEY 2/2007, de 27 de marzo, de fomento de las energías renovables y del ahorro y eficiencia energética de Andalucía y DECRETO 169/2011, de 31 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Fomento de las Energías Renovables, el Ahorro y la Eficiencia Energética en Andalucía.

– DECRETO 173/2011, de 22 de diciembre, por el que se prorroga la eficacia del Plan Energético de Cantabria 2006-2011.

– LEY 1/2007, de 15-02-2007, de fomento de las Energías Renovables e Incentivación del Ahorro y Eficiencia Energética en Castilla-La Mancha.

– LEY 10/2006, de 21 de diciembre, de Energías Renovables y Ahorro y Eficiencia Energética de la Región de Murcia.

Por este motivo, y de acuerdo con dichas directrices nacionales, europeas e internacionales existentes se han desarrollado esquemas de certificación, enfocados a la competitividad, la seguridad, y el ahorro y la eficiencia energética, siendo la última publicación esta norma internacional ISO 50001 compatible y trasladable desde la anterior norma europea EN 16001.

Objetivos de la Norma ISO 50001:2011

Esta Norma Internacional especifica los requisitos de un sistema de gestión de la energía (SGEn) a partir del cual la organización puede desarrollar e implementar una política energética y establecer objetivos, metas, y planes de acción que tengan en cuenta los requisitos legales y la información relacionada con el uso significativo de la energía.

Un SGEn permite a la organización alcanzar los compromisos derivados de su política, tomar acciones, según sea necesario, para mejorar su desempeño energético y demostrar la conformidad del sistema con los requisitos de esta Norma Internacional.

En resumen, sus objetivos son:

  • Fomentar eficiencia energética en las organizaciones: ayuda a las organizaciones a hacer un mejor uso en el consumo energético contando con los activos energéticos existentes.
  • Fomentar el ahorro de energía.
  • Fomentar la mejora en el desempeño energético.
  • Disminuir las emisiones de gases que provocan el cambio climático.
  • Garantizar el cumplimiento de la legislación energética.
  • Incrementar el aprovechamiento de energías renovables o excedentes.
  • Mejora de la gestión de la demanda.
  • Ayudar a las empresas a evaluar y priorizar la implementación de nuevas tecnologías de eficiencia energética

Organizaciones que pueden implementar esta Norma Internacional.

La norma ISO 50001 es aplicable a organizaciones de todo tipo y tamaño, independientemente de sus condiciones geográficas, culturales o sociales. Su implementación exitosa depende del compromiso de todos los niveles y funciones de la organización y, especialmente, de la alta dirección.

Se implementa en aquellas organizaciones que desean:

  • Mejorar la eficiencia energética de sus procesos de forma sistemática
  • Establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión energética
  • Asegurar su conformidad con su política energética
  • Demostrar esta conformidad a otros mediante la certificación de su sistema de gestión energética por una organización externa
  • Mejoras comerciales: aumento de la competitividad, nuevos mercados (obtener prioridad en licitaciones que valoren este sistema de gestión)
  • Reducción de costes: optimización del uso de recursos, disminución de la intensidad energética (consumo energético/PIB)
  • Prevención de costes: Herramienta idónea para facilitar el cometido del Gestor Energético e implantación de actuaciones provenientes de auditorías energéticas.

Conclusiones

El ahorro y la eficiencia energética son un tema en auge actualmente, tanto para las organizaciones que buscan los beneficios de los sistemas de gestión energética, como para las administraciones públicas que trabajan para regular en sus ámbitos esta tendencia importantísima para una mejora del rendimiento energético.

La implantación de Sistemas de Gestión Energética resulta de interés para las organizciones, no sólo por los beneficios que reporta al medio ambiente sino, también, por el ahorro de costes que supone a las empresas que los implantan.

Las organizaciones ahora pueden optar a certificar un sistema que garantice un correcto uso de la energía, independientemente de su actividad, trabajo,… con la norma “Sistemas de gestión de la energía. Requisitos con orientación para su uso. (UNE-ISO 50001:2011)”.

Hasta ahora los sistemas de Gestión Energética eran certificables por la UNE EN 16001, pero ya en 2008, la International Organization for Standardization (ISO) detecto la relevancia de estos sistemas que optimizan un uso racional de la energía y desarrolló la actual norma internacional UNE-EN ISO 50001:2011.

Fuente: Ecoembes

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eficiencia Energética, Energía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s